Guía para diseñar un jardín de hierbas

Un jardín de hierbas es un espacio en el que se plantan hierbas dedicadas al uso personal, especialmente el culinario. Dependiendo de si disponemos de una amplia terraza o de la pequeña parte de un jardín, podremos comenzar con más  o  menos especies.

Por lo tanto, un jardín de hierbas puede ser definido como una colección de plantas verdes, no leñosas utilizadas con fines culinarios y medicinales.Para comenzar con el jardín de hierbas frescas, debemos seleccionar aquellas que cocinemos con más frecuencia. Algunas de ellas pueden ser albahaca, romero, tomillo u orégano.

Comenzar a crear tu propio jardín puede ser una experiencia bastante entretenida, gratificante cuando consigas que crezcan tus primeras hierbas, y también muy práctico cuando puedas darles uso en tu cocina a tus propios productos de jardín.Puede que empezar de cero esta tarea pueda parecer un poco desalentador, pero solo hay que tener planificación y constancia. También puede ser una oportunidad para que toda la familia aprenda sobre la responsabilidad y el cuidado de la naturaleza.

Crear un jardín de hierbas es una tarea en el fondo sencilla, y no necesitas grandes elementos, solo tierra, buena luz solar y las semillas adecuadas ( como secar marihuana).Estas semillas, además de las indicadas para cocinar, también pueden ser aquellas que contribuyen al cuidado de tu salud, como, por ejemplo, cilantro, menta, canela, y jengibre.

Primero debes elegir la ubicación de tu jardín. Después, tendrás que preparar la tierra, eliminando toda suciedad, malas hierbas, vegetación existente, etc.

Antes de plantar tus semillas, adquiere alguna materia orgánica que ayude al suelo a ser más fértil. Una vez tengas el suelo listo, ya puedes empezar a plantar tus semillas, asegurándote de escoger variedades que se adapten al clima del lugar donde habitas.

Al principio deberás regarlas en profundidad pero con poca frecuencia, para que crezcan correctamente sus raíces. Puedes utilizar un acolchado con material orgánico que te ayude a retener la humedad.

Por último, recuerda regar el jardín con regularidad y proporcionarle la luz solar adecuada. Con un poco de cuidado y atención, tu jardín pronto florecerá con vida.

Con estas sencillas indicaciones, estás listo para comenzar con tu propio jardín. Recuerda que, para que perdure sano durante muchos años, debes mantenerlo con regularidad, y realizar, al menos una vez cada seis meses, una poda y un control de plagas, así como utilizar abono orgánico con frecuencia.

Deja una respuesta