Plagas De Animales En El Jardín

Las plagas animales pueden ser un gran problema para los jardineros. Estas plagas pueden dañar las plantas y los cultivos, e incluso pueden transmitir enfermedades. Para proteger su jardín, es importante saber cómo identificar estas plagas y cómo enfrentarse a ellas. Este artículo le proporcionará información sobre las plagas animales más comunes en el jardín, y le sugerirá formas de deshacerse de ellas.

Cualquier jardinero sabe que los animales pueden ser un verdadero incordio. Ya sea que los ciervos se coman tus rosas, los conejos se coman tus verduras o las ardillas asalten tu comedero para pájaros, lidiar con las plagas puede ser un verdadero dolor de cabeza.

Los conejos suelen ser vistos como criaturas lindas y adorables. Sin embargo, pueden causar un gran daño a su jardín. Los conejos son herbívoros y su dieta consiste principalmente en hierba, flores y otras plantas. Por ello, pueden despojar rápidamente de vegetación a un lecho de jardín. Además, los conejos suelen cavar madrigueras en el suelo, lo que puede arrancar las plantas y dañar las tuberías subterráneas. Por último, los conejos pueden ser portadores de enfermedades que pueden ser perjudiciales tanto para los humanos como para otros animales. Por estas razones, es importante tomar medidas para mantener a los conejos fuera de su jardín.

Los animales domésticos, aunque pueden ser maravillosos compañeros, pueden también pueden causar daños importantes en su jardín, igual que las otras pestes. Por ejemplo, los perros y otros animales pueden cavar agujeros en busca de un tesoro enterrado, lo que provoca parches de tierra desnuda y raíces de plantas dañadas. Además, las mascotas pueden pisotear flores delicadas y dejar sus desechos, lo que puede atraer plagas y enfermedades. Pero hay algunas cosas que puedes hacer para mantener a los animales alejados de tu jardín. 

Una forma de proteger el jardín es levantar barreras. Las vallas son una opción muy popular, pero hay que asegurarse de que sean lo suficientemente altas y estén lo suficientemente juntas para disuadir a los animales de saltar o arrastrarse por ellas. Otra opción es enterrar una malla metálica alrededor del perímetro del jardín. Esto creará una barrera física por la que los animales no podrán cavar ni trepar.

Por último, también puede utilizar repelentes químicos para mantener alejados a los animales. Hay una gran variedad de productos disponibles, así que asegúrate de elegir uno que sea seguro para las plantas y las personas y que sea eficaz contra el tipo de animal que intentas disuadir. Tomando estas medidas, puedes ayudar a mantener tu jardín a salvo de los animales invasores.

Por último, recuerda que las plantas también son seres vivos y que hay que cuidarlas para que se mantengan sanas y libres de plagas. Si sigues estos consejos, podrás disfrutar de un jardín bonito y sin animales.

Deja una respuesta